Ya no hay declamadores

July 17, 2018

#PeligroSóloBohemios
Periódico LA PRENSA (OEM, 8 de Abril de 2018)

Por Rodrigo De La Cadena

 

Hace unos días, hurgando en mis memorias sonoras, saltó a mi vista un viejo ‘elepé’ propiedad de mi abuelo Pancho (QEPD), de Manuel Bernal, un personaje ligado a la vida radiofónica de la primera mitad del siglo veinte que no quería ser locutor; quería ser cantante y hasta un dúo formó con Luis G Roldán sin obtener éxito. Fue allí en la hoy extinta XEW en donde incursionó como locutor y hasta cuentacuentos (salve al tío Polito) pero fue su faceta de declamador la que le valió el reconocimiento internacional y el título de ‘El mejor declamador de América’.

Esta memoria, querido lector, me llevó de inmediato a una reflexión en donde -con desilusión- concluí que los declamadores pudieran clasificarse en nuestros días en algo así como una especie en peligro de extinción.

No podemos negar que la declamación es una de las artes escénicas ancestrales de nuestra historia. Existen registros en la antigüedad de que la declamación se presentaba a la par del teatro griego en donde se entonaban también los ditirambos (cantos en honor a Dionisio).

Y es que la declamación, ‘la de a deveras’ no consiste solamente en tener linda voz y leer un poema (ahora le llaman ‘declamador’ a cualquier lector de reflexiones de VIPS). El declamador, además de memorizar las obras, tiene que ser un intérprete con dinámicas e intenciones actorales en su emisión vocal, que sepa combinar la expresión oral con la mímica, la gesticulación, el desplazamiento escénico, la vehemencia y elocuencia al entonar y modular la voz en la interpretación de la poesía.

Espero estar equivocado pero ya ni siquiera en muchas escuelas se declama. Hace algunos años era común que los días 31 de diciembre algún tío envalentonado declamara el obligado ‘Brindis del Bohemio’ o el 15 de Septiembre ‘La Suave Patria’ o el ‘Credo’. Esto, aunado a que ya no hay declamadores serios, ha generado un vacío notable en esta bellísima tradición que, gracias a la llegada del fonograma, pudo eternizarse y propagarse por todo el mundo.

A diferencia de México (exceptuando mi lindo Yucatán), Cuba, por ejemplo, es un país que se niega a dejar morir esta bellísima costumbre escénica; y es que no podemos omitir el elevadísimo nivel que Luis Carbonell legara al mundo desde la tierra de Martí. Punto y aparte merece la magistral, escrupulosa y hasta nacionalista escuela del ‘acuarelista de la poesía antillana’. Hoy en La Habana no es raro encontrarse con antiguas y nuevas generaciones de declamadores de alta academia bordando las obras de poetas como Nicolás Guillén, José María Heredia, José Ángel Buesa o Carilda Oliver Labra (Me desordeno, amor, me desordeno).

A partir de Don Manuel Bernal, tuvimos la oportunidad de conocer y disfrutar otros magníficos declamadores de la talla del finísimo, elocuente, amigo y maestro José Antonio Cossío (Mi Cristo Roto et.al.) gracias a la magia del disco; incluso era común encontrarnos con declamadores en los centros nocturnos. Aún recuerdo que mi papá me llegó a hablar con entusiasmo del éxito que tuvieron poetas y declamadores españoles como Rafael Acevedo y Manuel Benítez Carrasco cuando vinieron a México para presentarse en ‘Gitanerías’ o ‘El Patio’ y es que todavía en las décadas del 80 y 90 era común escuchar a Luis ‘vivi’ Herrnández o hasta Paco Stanley haciendo lo propio en cabaret o televisión nacional.

Me tomé el atrevimiento de hacer mi acostumbrada clasificación con algunos destacados ejemplos -todos extraordinarios en su área- de algunos declamadores notables:

Locutores declamadores:
Manuel Bernal, Guillermo Portillo Acosta, José Antonio Cossío, Gonzalo Soto, Francisco Stanley, Federico Ivan, el neoleonés Arturo Benavides y los yucatecos Héctor Madera Ferrón, Enrique Rodríguez Cirerol y Jorge Alberto Riancho.

Locutores recitadores de poemas: Margarita Castillo, Eduardo Henry, Juan Stack, Mariano Osorio, Rocío Brauer, Hector Martínez Serrano, Adolfo Fernández Zepeda, Salvador Luna Ibarra, María Teresa Aviña.

Poetas declamadores:
Manuel Benítez Carrasco, Rafael Acevedo, Pita Amor, Cesar Vallejo, Pablo Neruda, Jaime Sabines, Renato Leduc, José Emilio Pacheco.

Poetas ‘decidores’:
Jorge Luis Borges, Eduardo Galiano, Octavio Paz

Actores declamadores:
Enrique Rambal, Jorge Mistral, Ofelia Guilmain, Carlos Pouliot, Ignacio López Tarso, Otto Sirgo, Angélica Aragón, Jorge Lavat,Dalia Íñiguez

Cantantes declamadores:
Naty Mistral, Jorge Macías, Raúl Vale, Ricardo Goyeneche, Luis ‘Vivi’ Hernández

Músicos, Poetas, Autores y Compositores, Cantantes e intérpretes:
Agustín Lara, Alberto Cortez, Facundo Cabral, Silvio Rodríguez

Ya lo sabe, muy estimado lector, usted tiene la última palabra. Ampliemos la lista y dígame si considera que aún hay declamadores. Escríbame, yo siempre contesto: rodrigodelacadena@yahoo.com

https://www.la-prensa.com.mx/columnas/ya-no-hay-declamadores

Please reload

Sígueme en...
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
  • Google+ Classic
  • RSS App Icon
  • SoundCloud App Icon
Publicaciones Destacadas

Queridos amigos todos, 

 

Este es un espacio abierto al libre pensamiento unido por el común denominador que nos identifica a quienes nos autocoronamos...

Bienvenida

August 5, 2014

1/1
Please reload

Publicaciones recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Etiquetas / Tags
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • c-youtube
México CDMX