Radio nostalgia nacional: Memorias del éter...

July 17, 2018


Por Rodrigo De La Cadena
Periódico La Prensa, OEM (Sábado 30 de Junio 2018)

 

“Gentil auditorio de la República, sea usted bienvenido a la hora azul del recuerdo. El arte lírico de XEW, la voz de la América latina desde México, se engalana en presentar a ustedes una hora de esparcimiento y delirio musical en el cuadrante. Cada canción, un recuerdo. A través del saludo de los señores patrocinadores de Laboratorios Picot, Pomada De La Campana, Pasta dentífrica Kolynos y Casa Tardán de México, agradecemos el altísimo privilegio de su atención, presentando para todos ustedes las más destacadas variedades espectaculares, comenzando con Manolín y Shilinsky, la pareja incomparable; posteriormente, Nicolás Urcelay, el tenor del Mayab; Chela Campos, la dama del bastón de cristal; Pedro Vargas, el samurai de la canción y el crooner de México, Fernando Fernández. Todos, bajo el acompañamiento y dirección musical del maestro Chucho Zarzoza y su fabulosa radio-orquesta. En estos micrófonos de las W les saluda su amigo y servidor Pedro De Lille, transmitiendo en directo desde el estudio azul y plata. ¡Arrancamos!”

Es así como se escuchaba un fin de semana cotidiano a mediados de los fabulosos años 40 en los aparatos receptores de los hogares y rincones de todo México y más allá de nuestras fronteras, gracias a la magia de la radio; esa que hasta nuestros días se niega a rendir. Horas felices de emoción viva y episodios imborrables que nuestros padres, abuelos y bisabuelos forjaron a través de las superproducciones radiofónicas programadas y difundidas desde México para el mundo en el milagro de la radiodifusión a través de su onda larga, onda media y onda corta, esta última prodigiosa señal que podía ser captada con claridad a miles de kilómetros de distancia en diferentes países (Salve a los colegas diexistas).

Elija el radio de su preferencia para continuar con este viaje de recordación: Philco, Zenith, RCA, Víctor, General Electric, Westinghouse, Telefunken, Philips, Emerson, Crosley... ¿Listo?

La época de oro de la radio nos ofreció maravillosos espacios, no solamente para la difusión de la música, si no también para la comicidad, el humorismo, la imitación y otros aspectos de la recreación del radioescucha. Cómo olvidar a Arturo Manrique, el famosísimo “Panzón Panseco”, refulgente estrella y creador de historias y personajes divertidísimos. De los ingeniosos programas de “Panseco”, plenos de humorismo en los que no asoman, ni por error, la vulgaridad y el doble sentido, surgen personalidades de características únicas y voces que por sí solas cumplen la finalidad de provocar la risa hilarante: “El profesor Zamarripa”, “El Mocosón”, “Domitila” la doméstica de las ocurrencias, “Faustis y Cornis” y en ocasiones el locutor Ramiro Gamboa (posteriormente conocido como el tío Gamboín), quien en sus participaciones formales de locutor olvida continuamente la solemnidad de su oficio para incorporarse al espíritu del programa. Arturo Manrique, vino de Monterrey y en los años iniciales de la cinematografía sonora encontró cabida en las películas mexicanas. “Panseco” queda en la memoria cultural de México como un cómico de radio irrepetible.

Por otra parte, los viejos programas culturales de la W desmienten la tesis de que la cultura es aburrida. “Los catedráticos” es el mejor programa para dar al radio oyente elementos básicos de cultura universal. El bachiller Álvaro Gálvez y Fuentes es el creador que aglutina el talento de los grandes intelectuales y, a través del conocimiento, agrega la amenidad. En ese México de los 40, episodio conocido hoy día como la época de oro de la radiodifusión, “los catedráticos” nos muestran lo que muchas veces no nos han dado los estudios superiores. En el grupo están, aparte del creador, Jesús Sotelo Inclán, biógrafo del caudillo del Sur Emiliano Zapata; Pepe Peña, indiscutible polígrafo y el profesor Méndez Rivas, quien en sus épocas juveniles acompañó al maestro de las juventudes José Vasconcelos en su inolvidable cruzada por hacer del país un México culto, librado de las cadenas de la ignorancia que ha predominado en el pueblo.

A José Ángel Espinoza “Ferrusquilla”, compositor talentoso (Échame a mí la culpa, La ley del monte, El tiempo que te quede libre...) de origen sinaloense, de gran ingenio festivo y hombre de facultades excepcionales en la imitación de voces, correspondió, para esparcimiento del oyente, hacer la parodia de tan brillante programa, rebautizándolo como “Los Catarráticos”. La inteligencia de tantos creadores de tan diversos temas, hicieron de la XEW un complemento insustituible de la educación formal de estudios de nivel máster.

Presencia cultural de esa brillante etapa que, a través del radio se dio en México en los prodigiosos años 40, fue sin dudas “El Doctor I.Q.” (“Abajo a mi izquierda”), quien desde su voz, su aspecto distinguido era en sí una figura de eminente valor cultural; llenaba espacios invitando al público a responder las preguntas sobre los más diversos aspectos de la historia, la literatura universal y la ciencia. Cuantas veces se escriba sobre la radio y los creadores tan brillantes que dejaron lo mejor de su talento a un pueblo tan urgido de satisfactores culturales, siempre estará presente el nombre de Jorge Marrón “servidor de ustedes”, entrañable “Doctor I.Q.”

Es interminable la lista de programas maravillosos y de voces imprescindibles de la locución nacional de quienes mucho habremos de aprender: Luis Ignacio Santibáñez, Leopoldo de Samaniego, Ricardo López Méndez, Humberto G Tamayo, Pedro de Lille, Luis Cáceres, Luis M Farías, Pura Córdoba, Guillermo Núñez Keith, Rubén Marín y Kall, Ema Thelmo, Arturo de Córdova, Álvaro Gálvez y Fuentes, Alonso Sordo Noriega, Pedro Ferriz Santa Cruz, Guillermo Portillo Acosta, Enrique Bermúdez, Ramiro Gamboa, Carlos Pickering, Nicolás de la Rosa, Manuel Bernal, Pepe Laviada, Rafael Águila Palafox, Pedro “el mago” Septién, Agustín González “Escopeta”, Gonzalo Castellot, Guillermo Romo, Rubén Zepeda Novelo, Salvador Luna Ibarra, Joaquín Gamboa, Héctor Martinez Serrano, Héctor Madera Ferrón, Jorge Manuel Hernández, José Antonio Cossío, Federico Iván, León Michel, Elías Neyra, Genaro Moreno, Janett Arceo, Germán Figaredo, Jorge Zúñiga, Daniel Pérez Arcaraz, Elías Neyra, Manuel Pallares, Enrique González de la O, Guillermo Mejía Llosas, Rubén López Córdova, Adolfo Fernández, Víctor Manuel Barrios Mata, Melquiades Sánchez Orozco y un interminable etcétera.

En la actualidad pocos mexicanos guardan alguna noción de lo que fue esta esplendorosa época en donde se privilegiaba la educación y la cultura en los medios de radiodifusión. Hoy, el radioescucha ha de conformarse con la versión de personajes de ínfimo nivel (¿Es, acaso, necesario citar ejemplos?), como si México, en lugar de progresar en todos los campos del conocimiento, fuera objeto de un lamentable retroceso que es un insulto a la inteligencia del pueblo. Los verdaderos valores del arte, padecen el ostracismo y la falta de espacios radiofónicos para elevar los niveles de un pueblo sometido a la temática trivial de las programaciones que sólo impulsan la morbosidad y lo absurdo de la vida íntima de los “personajes” de la farándula; mismos que han exaltado, con sus desbordados elogios, la grandeza de los héroes mitológicos de las telenovelas, los fenómenos de las redes sociales (Ladys y Lords) y los “próceres” del fútbol, deporte que ha sido consagrado como una segunda religión. “¡Muera la inteligencia!”, diría Millán Astray, “paladín” del falangismo y fundador de la radio nacional de España.

Mención aparte tendrán en una próxima columna, querido lector, las radionovelas y series radiofónicas. Mientras tanto, aquí os dejo vuestro ya tradicional top 10 de programas de antaño:

1. La Hora íntima de Agustín Lara
2. La Hora Azul del recuerdo con Pedro de Lille
3. La hora del aficionado
4. El Risámetro
5. El Cochinito
6. Así es mi tierra
7. Noches tapatías
8. Los niños catedráticos
9. Quiero trabajar
10. La doctora corazón (Gloria Iturbe)

Hasta pronto. ¡Ah!, pero antes de irme, le recuerdo, querido cómplice-lector, que nada me gusta más que recibir su comunicación, aunque sea a modo de un mero pase de lista, a mi correo; mismo que yo siempre contesto: rodrigodelacadena@yahoo.com

Please reload

Sígueme en...
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
  • Google+ Classic
  • RSS App Icon
  • SoundCloud App Icon
Publicaciones Destacadas

Queridos amigos todos, 

 

Este es un espacio abierto al libre pensamiento unido por el común denominador que nos identifica a quienes nos autocoronamos...

Bienvenida

August 5, 2014

1/1
Please reload

Publicaciones recientes
Please reload

Archivo