El Trato al Bolero

August 8, 2014

Queridos amigos, 

 

Después de vivir la experiencia más importante de mi carrera hasta hoy, representando a nuestro país en el que es el festival más importante de las artes y la canción en los países eslavos y de la ex Unión Soviética, tras haber obtenido el gran premio por sobre 30 países, convirtiéndome así en el primer latinoamericano en recibir este alto honor, después de comprobar y vivir de cerca el altísimo nivel cultural, musical y la solemnidad que el pueblo le confiere, no solamente a su arte y foros de expresión, sino también a nuestra música y en particular el bolero (mi género y estandarte) tomé la decisión de expresarme y escribir mi opinión al respecto del trato que reciben nuestras raíces musicales.

 

El Bolero y su importancia

 

El bolero, desde sus orígenes hace más de un siglo, ha significado un género de identidad nacional, en cuanto a su legado vinculado a la obra de los autores y compositores que comprenden este género ligado a las artes, literatura y nuestra riqueza musical. A continuación algunos aspectos y hechos que deben ser considerados para que nuestro legado musical nacional sea reconsiderado y reciba un diferente trato.

 

El Bolero y el Bel canto

 

Un claro ejemplo que define al bolero como un género de música fina y de concierto es la existencia de un sin número de interpretaciones y trabajos relacionados al género que, a través de los años, han hecho suyas las más grandes voces del Bel canto en todo el mundo; tomando en cuenta las características que se definen en la estructura poética y complejidad armónica y melódica que demandan obras como Júrame de María Grever o Granada de Agustín Lara; encontrando interpretaciones de Bolero y sus géneros derivados en voces como las de: Montserrat Caballé, Pavarotti, José Carreras, Plácido Domingo, Yma Sumac, Ernestina Garfias, Ramón Vargas, Fernando de la Mora, Olivia Gorra, Alfredo Kraus o Andrea Bocceli, entre otros.

 

Tal es el caso de artistas como Plácido Domingo, quien registra elevadas estadísticas en las redes sociales y descargas a través de programas de compra de música como iTunes, figurando Granada entre los primeros lugares de popularidad; Así como Ana Netrebko o Rolando Villazón, quien domina el récord de visitas en YouTube con su interpretación de Júrame, acompañado de orquesta sinfónica en Berlín.

 

El Bolero ante el mundo

 

Dada la proyección internacional que el bolero ha exportado a todo el mundo, resulta ser que la canción en español más grabada de todos los tiempos es nada menos que Bésame mucho de Consuelo Velázquez; quien fuera concertista de piano de Bellas Artes.

 

Las estadísticas y cifras de organizaciones internacionales nos indican que las obras más conocidas de México en el mundo son mayormente boleros; incluso, por encima de la música folclórica (ranchera) o trabajos sinfónicos como el propio "Huapango" de José Pablo Moncayo o los "Sones de Mariachi" de Blas Galindo.

 

El Bolero y la música sinfónica

 

Es muy clara la íntima relación que el bolero y la música sinfónica comparten; encontrando que grandes compositores de música de concierto incluyen el Bolero como tronco común de un género de identidad nacional, tal es el caso de Gonzalo Curiel o Manuel Esperón. 

 

No está por demás recordar que el Bolero es considerado en China, Corea, Japón y otros tantos países como el equivalente al jazz de Estados Unidos o la canción napolitana italiana, por mencionar sólo unos ejemplos.

 

Hoy día, el bolero registra grabaciones e interpretaciones en países inimaginables de los cinco continentes en un centenar de idiomas y lenguas extranjeras.

 

Algunos artistas e intérpretes destacados en diferentes géneros que han grabado Bolero son:

Orquesta Sinfónica de Japón, Filarmónica de Israel, Luciano Pavarotti, José Carreras, Roberto Alagna, Plácido Domingo, Alfredo Kraus, Mario del Monaco, Giussepe Di Stefano, Franco Corelli, Renata Scotto, Ana Netrebko, Frank Sinatra, Charles Aznavour, Edith Piaff, Ella Fitzgerald, Tony Bennett, Antonio Carlos Jobim, Elvis Presley, The Beatles.

 

No obstante que el bolero vio la luz primera en Cuba, México inmediatamente adoptó su propia identidad, expresión y características, logrando así un bolero propio, original, reinventado y propagado ampliamente por noveles y destacados músicos de la época.

 

Fue Agustín Lara quien adopta el género como bandera hasta el fin de sus días. Musicólogos e historiadores de la música consideran al músico poeta, como el padre del bolero, ya que fue gracias a él que el bolero logró una proyección internacional a través de las grabaciones que le hicieron un sin número de artistas en New York y países de todas las Américas a fines de los años 20.

 

Lara en España

 

Es bien sabido que el flaco de oro le compuso a España sin aún conocerla. Un claro ejemplo del éxito internacional del bolero y sus compositores está representado en la suite española, obra que comprende canciones dedicadas a ciudades, provincias, toreros y fantasías gitanas en títulos como: Granada, Murcia, Madrid, Toledo, novillero o su famoso pasodoble Silverio.

 

Cabe mencionar que la suite española ha sido interpretada por las más importantes voces, orquestas filarmónicas y sinfónicas, solistas, ensambles, coros y orquestas de conciertos no sólo en España, también en Asia y Oceanía. 

 

Es curioso que en el mundo musical España es reconocida en gran parte por las canciones de Agustín Lara que, sin ser español, le dio a este país hermano una identidad sonora fascinante.

 

El Bolero mexicano

 

Podemos concluir que el bolero es un género global que muchos países han adoptado con una identidad particular que define esta personalidad a través de diferentes dotaciones musicales, armonía, ritmo, técnica vocal, estilo interpretativo, influencias históricas, espíritu de lugar, matices y formas literarias, entre otros muchos aspectos no menos importantes.

 

Conclusiones

 

Es urgente que el bolero mexicano, sea reconocido por nuestras autoridades culturales locales y federales como una de las más finas y auténticas expresiones del arte lírico nacional; que nuestro catálogo de oro y cancionero mexicano sean protegidos por el mayor número de instancias posibles.

 

Es un hecho estadístico irrefutable que la gran mayoría de mexicanos no se siente identificada con una parte significativa de las expresiones artísticas que promueven y defienden las instituciones culturales tales como los trabajos sinfónicos de compositores contemporáneos del extranjero, óperas extranjeras ú obras musicales en otros idiomas.

 

No existe un punto intermedio de promoción cultural federal entre las llamadas "bellas artes" y la bazofia a la que somos sometidos la mayor parte de mexicanos por parte de nuestros medios de comunicación más importantes.

 

¿En dónde está la difusión cultural masiva de nuestra identidad musical?

 

¿Cuál es el futuro de nuestro patrimonio histórico musical?

 

¿En dónde está el trabajo institucional para que sea transmitido el conocimiento histórico cultural de México en el ámbito intergeneracional?

 

¿Cuál será el destino de las obras de tan importantes compositores mexicanos como Gonzalo Curiel, María Grever, Alfonso Esparza Oteo, Manuel Esperón? ¿Es, acaso, promovido nuestro legado autoral dorado en la juventud mexicana?

 

¿Cuándo lanzarán las autoridades competentes un programa EFICAZ que estimule a las nuevas generaciones a investigar, interpretar, componer, aprender música, defender la música nuestra con esmero para que los jóvenes, antes de probar una droga tomen el arco del violín o encuentren el amor en la poesía?

 

¿No sería ideal, señores funcionarios públicos, lanzar una convocatoria para que las nuevas generaciones de músicos egresados de nuestras escuelas de arte promuevan ópera mexicana y teatro musical que incluya las obras de nuestros grandes representantes y embajadores de la música nacional ante el mundo, tales como José Alfredo Jiménez, Agustín Lara, Ponce, Curiel, Consuelo Velázquez, María Grever?

 

¿En dónde está la televisión a la que nuestras generaciones pasadas tuvieron acceso, en donde lo mismo podíamos encontrarnos con una cátedra de Octavio Paz que con una interpretación magistral de Pedro Vargas y Lola Beltrán?

 

¿En dónde quedaron los festivales de la canción que promovían los valores humanos a través de los jóvenes valores de la música?

 

¿En dónde están las nuevas figuras del arte mexicano? ¿Quién los apoya y de qué manera? 

 

¿En dónde quedaron los foros abiertos, las caravanas itinerantes, los centros de espectáculos, la sana vida nocturna de México?

 

¿Conscientes están, señores funcionarios públicos, de la vergonzosa situación del gremio de los trabajadores de la música, literatura, las artes y el espectáculo?

 

¿Por qué privilegiar el talento, las producciones y el arte extranjero por sobre el mexicano?

 

¿Que no el palacio de bellas artes y su institución fueron concebidas del pueblo y para el pueblo?

 

¿Por qué las consideradas bellas artes son para una elite o grupo privilegiado que representa una minoría en la población?

 

¿Por qué no se considera la nuestra música culta en México y sí en otros países?

 

¿Por qué la orquesta sinfónica de Japón presenta recientemente un concierto y disco de bolero y no la nuestra?

 

¿Qué no creen que es urgente reformar, promover y aplicar las leyes que defienden nuestro patrimonio cultural en los espacios públicos, teatros y foros del estado y concesiones de radio y televisión?

 

¿Qué no es momento de promover, a través de nuestro arte nacional, una nueva imagen de México en el extranjero ante nuestra desgastada imagen mundial, causada por el delito, la corrupción y narcotráfico?

 

México con mucho esfuerzo logró ganar foros de promoción cultural y en los últimos 20 años hemos perdido espacios como el canal nueve y su luz de la imaginación, el teatro de revista (Teatro Lírico, Arbeu, cine teatro orfeón, cine teatro ópera...), el festival internacional Agustín Lara, la caravana corona, XEN, XELA, XEW La voz de la América Latina desde México, festival internacional de la canción, festival valores juveniles Bacardí, festival OTI de la canción (no es por demás mencionar que parte de quienes son consideradas hoy grandes figuras de la música, nacieron de éstel, tal es el caso de Yuri, Emanuel, Eugenia León, Mijares...) por mencionar sólo algunos.

 

Yo, a lo menos, alzo la voz y hablo en nombre de muchos compañeros que con una gran preparación musical, incluso en el extranjero, indiscutible talento, inmensa creatividad y propuestas novedosas, son ignorados tanto por la industria del disco, los medios electrónicos y el espectáculo, como por las autoridades que, supuestamente, velan por los intereses culturales de mi México lindo y qué herido y por el contrario, son recibidos con honores en el extranjero.

 

Y miren que yo no lo dije,

 

Nadie es profeta en su tierra.

 

 

Rodrigo De La Cadena

 

 

Please reload

Sígueme en...
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
  • Google+ Classic
  • RSS App Icon
  • SoundCloud App Icon
Publicaciones Destacadas

Queridos amigos todos, 

 

Este es un espacio abierto al libre pensamiento unido por el común denominador que nos identifica a quienes nos autocoronamos...

Bienvenida

August 5, 2014

1/1
Please reload

Publicaciones recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Etiquetas / Tags